Ansiedad

Las preocupaciones más habituales para las personas con ansiedad son el dinero, el trabajo, los hijos o la salud. Todo ello, en la mayoría de ocasiones, sin que en realidad haya una justificación real para el elevado nivel de estrés y preocupación que le provocan estos temas. Son personas a las que les cuesta relajarse, se asustan con facilidad y que tienen dificultades para concentrarse y para dormir. También es posible que se desarrollen síntomas físicos: dolor de cabeza, dificultad para tragar, náuseas, mareos, tensión muscular, irritabilidad, dolor de cabeza, acaloramiento, transpiración, tics nerviosos, temblores, necesidad de acudir al baño con frecuencia, etc.

Cuando los niveles de ansiedad que se dan son moderados, los pacientes con Trastorno de ansiedad generalizada, pueden relacionarse socialmente sin problemas y mantener sus puestos de trabajo. En los casos graves, este conjunto de síntomas pueden llegar a crear una incapacitación, puesto que es bastante habitual, que las personas con TAG desarrollen dependencia a alguna substancia como los ansiolíticos, o el alcohol, sobre todo cuando el trastorno por ansiedad es de larga duración. También es posible que los trastornos de ansiedad generalizada se asocien a otros tipos de trastornos, como la depresión o las crisis de pánico.

Solicita más información.

Residencial Paraíso, 2, esc. D, 3ºE 50008 Zaragoza